¿Cómo puedo hacer un lunch nutritivo? Imprimir Correo electrónico
 

Muchas veces al preparar el lunch de nuestros hijos optamos por productos empaquetados, ya que éstos son fáciles, no perecederos y prácticos.

Sin embargo son  poco nutritivos, altos en grasas hidrogenadas y azúcares. Por esta razón, Salud 360º te invita a hacer pequeños cambios en el lunch que tengan un  gran impacto en su salud.

 

¿Qué cambios puedo hacer para evitar los alimentos procesados?

En lugar de una barrita, mándales una alegría, ya sea de miel o chocolate, las barritas en la mayoría de los casos ni son integrales ni contienen fruta natural y además tienen grandes cantidades de azúcar, mientras que el amaranto es un grano entero y normalmente contienen además del amaranto, solamente miel o chocolate.

 

En lugar de galletas de paquete (oreos, canelitas, etc.) mándales rice cakes con mermelada. Las galletas tienen un alto contenido de grasas hidrogenadas y azúcar, mientras que los rice cakes están hecho de arroz integral y le puedes poner mermelada que no tenga azúcar añadida (evita la que está endulzada con edulcorantes artificiales como los bajos en calorías, ya que éstos contienen muchos químicos, cuyo consumo no es recomendable para niños). También puedes prepararles unas galletas de avena hechas en casa, la avena contiene vitamina B1, B2, E, D, niacina, caroteno, azufre, calcio, fósforo, potasio, sodio, hierro, magnesio, cobre y zinc. El fósforo ayuda a la actividad cerebral.

 

En lugar de papas, hot nuts o cacahuates japoneses, mándales palomitas, cacahuates naturales o almendras. Las nueces y semillas son una fuente de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados que benefician la memoria y la actividad cerebral.

 

En lugar de darles leche saborizada de tetrapak, prepara en casa leche con vainilla natural o cacao en polvo, endulzada con miel, miel de agave o stevia.

 

Evita los juguitos, mejor prepara en casa aguas de fruta, las puedes endulzar con miel de agave o stevia. También puedes preparar agua de limón con chia. Estas semillas tienen el doble de proteína que cualquier otra semilla o grano, cinco veces más calcio que la leche, contienen minerales que ayudan a fijar el calcio en los huesos. Contiene omega 3 y omega 6 que son aceites esenciales para el cuerpo, además de fibra soluble.

 

 

En lugar de un sándwich con jamón y queso amarillo mándales uno de frijol y aguacate en pan integral. El frijol contiene más aminoácidos que cualquier otra fuente de proteína de origen vegetal y el aguacate contiene ácidos grasos esenciales y proteínas, contiene vitamina A, B1,B2,B3, C, D y E. Es rico en minerales como el hierro, fósforo y magnesio, además de acido fólico, niacina y biotina. Por su contenido en vitamina D ayuda a la absorción del calcio y fósforo.

 

Siempre incluye mínimo una fruta o verdura dentro de su lonchera, recuerda que los gustos son adquiridos, en algunos casos tendrán que comer los alimentos nuevos más de 2 o 3 veces para acostumbrarse al sabor y la textura.

 

No exageres en el lunch. Generalmente los niños se comen lo que les gusta y lo demás lo dejan, si sabes que no le gusta algo: no se lo mandes. Obligar a los niños a que coman cuando ya están satisfechos, también es un mal hábito: cada quien conoce el punto en el que se siente satisfecho y ésta es una gran herramienta que el cuerpo nos proporciona para mantenernos saludables.

 

Recuerda que : un lunch nutritivo puede ser divertido y muy sano.